Traduce cualquier entrada a tu idioma

23 abril 2022

El triunfo en cualquier guerra es concluirla

El triunfo en cualquier guerra es concluirla... Así se pronuncia hoy El Roto en su viñeta de El País. Son tan sólo siete palabras pero con el poso preciso para poner a uno fuera de sí cuando piensa, desde el bienestar, en esa gente que ha huido de Ucrania para sobrevivir o en los que han preferido quedarse a subsistir en zulos superpoblados bajo tierra.
¿Quién va a devolver a los ucranianos este tiempo malgastado? El deseo ansioso de poder y pertenencia enloquece a la humanidad y la obliga a desperdiciar el tiempo, ese tiempo que queda atrás y que ya no se va a poder recuperar porque, que se sepa, nunca vuelve atrás. 
Ya queda un día menos para que la guerra concluya. ¡Qué triste resulta desear que el tiempo corra!, pero a veces anhelamos que galope..., en este caso para que esa gente presa de pánico pueda volver a calentar sus huesos al calor de una lumbre en su casa y a retomar la evidencia de que el tiempo debe ser el emblema que tiene cada uno y que nadie más puede determinar cómo ser gastado.
Ramón Alfil - En lo mejor de lo peor...

13 abril 2022

Homo negator

"Que sí, que sí que lo de la guerra en Ucrania es mentira! ¿Las fotos? Nada, un montaje para hacernos tragar más recortes de Derechos, como ya hicieron con el virus y las mascarillas". Te juro que el otro día me encontré a uno diciendo esto en el café. Paco y yo lo mirábamos alucinados desde la mesita del fondo, ya sabes, la que tiene la luz estropeada. Es como si de verdad pensase que todos los que van a la guerra para contarnos lo que ocurre pretendiesen engañarnos, alguno habrá pero la inmensa mayoría ya te puedo asegurar que no y además muchas veces se quedan cortos contando atrocidades porque la guerra es eso, un rosario de atrocidades sin sentido. Cuando apareció aquél sujeto justamente estábamos hablando sobre que a nuestra ciudad habían llegado una familias de refugiados y el crío de una de ellas había empezado a ir al cole con la hija pequeña de mi amigo. Parece que lo que contaba el niño en clase no era cosa de un guion de películas precisamente, y además, actores no parecían las personas que llegaron, con lo puesto, en un autobús el otro día. Me parece que cada vez tenemos más víctimas de la locura esta que todo lo invade.

29 marzo 2022

¡Viajeros y ‘nomófobos’ al tren!

Don Emiliano siempre fue un profesor adelantado al ritmo que marcaba la vida de aquellos felices 70, pero fue dejando la cabeza del pelotón poco a poco con los años, con ese tiempo que nos pasa factura sin distinción de reyes, nobles o vasallos. Entrados de lleno en el siglo XXI el “Tourmalet” tecnológico iba pesando cada vez más en su cuerpo, del reloj digital Casio pasamos todos a pasos agigantados, en pocos abriles, a casi poder ir a tomar café a Marte.
Don Emiliano luce hoy pelo y barba blanca como túnica física de maduración y, a la vez, de experiencia y solera en un hombre que siempre fue honrado, generoso, sincero y leal.
Don Emiliano vino ayer a visitarme en tren; fui de sus primeros alumnos en aquellos 70, lo que da a entender que también estoy en una etapa en la que empieza lo mejor de lo peor, digan lo que digan…
Don Emiliano se mostraba indignado porque en su vagón todos los pasajeros iban enganchados a sus teléfonos móviles con la típica postura de cabeza caída hacia adelante, todos excepto él que disfrutaba del paisaje de naranjos en flor que la ventanilla le brindaba y una señorita bien vestida con una camisa a rayas que leía un libro, tan estática que si no llega a ser por el movimiento de sus dedos al pasar las hojas, el profesor hubiera pensado que era una alucinación.
Don Emiliano estaba acostumbrado a aquellos trenes borregueros en los que la gente miraba por la ventanilla, leía un libro o un periódico, se comía un bocadillo de tortilla fría, se daba teta a un bebé o, simplemente, se ponía a charlar con el vecino.
Cuando le pregunté a Don Emiliano quiénes eran los excéntricos del vagón, si él y la señorita de la camisa a rayas o el resto de pasajeros, no supo contestarme quién iba contra dirección. Yo sí que lo sabía…
Ramón Alfil - En lo mejor de lo peor...

Post scriptum | “La nomofobia (non-mobile-phone-phobia) puede entenderse como un miedo o ansiedad extrema de carácter irracional que se origina cuando la persona permanece durante un período de tiempo sin poder usar su teléfono móvil”.

Imagen: Compartimento C, coche 293 (1938), de Edward Hopper.

28 marzo 2022

Flamencos

Flamencos / Foto: David Talens

Clic en la foto para ampliar y ver con más detalle

Flamencos... Muchos ya están de camino y volverán el año que viene, pero nos dejan estampas tan bonitas como esta en la Albufera de Valencia.

24 marzo 2022

Las diez películas nominadas a los oscars 2022

No es un buen año cinematográfico. Y no es el primero. No tengo ninguna favorita para ganar el Óscar a la mejor película en la gala que se celebrará este domingo en teatro Dolby de Los Ángeles (la madrugada del domingo al lunes para los que me leen desde España). Novedosamente, el acto estará presentado por tres humoristas muy reconocidas por el público norteamericano: Amy Schumer, Regina Hall y Wanda Sykes.

 Tengo la sensación de que la que gane no va a hacer historia. Al visionar las diez películas he podido comprobar que cada una de ellas tenía sus cualidades, obviamente, pero también carencias. En este artículo quiero dejar constancias de lo que, a mi parecer, son sus virtudes y sus defectos. Mi teoría ya la llevo escribiendo un par de años. El giro de la industria del cine hacia los estrenos en “streaming” a través de las plataformas (HBO, Netflix, Disney+, Amazon, etc.) está dejándose notar en la forma en que los proyectos de película ven la luz. Está claro que cintas como “Dune” son para verlas en el cine a pantalla gigante y con sonido envolvente. En la televisión de tu casa, la película no tiene nada que ver y pierde toda su potencia visual. Sin embargo “Belfast”, la película de Kenneth Branagh, la puedes ver en tu casa, tranquilito, sin que pierda su esencia por ser íntima, sobria, como si la historia te la estuvieron contando en la intimidad.

 Es el cine que nos viene. La era postpandemica nos ha llevado a adoptar hábitos más caseros y el cine es un referente. La gente ya prefiere esperar a que la película la estrenen en los canales de pago contratados, a ir al cine a verla. Esto, unido a que los contagios por cóvid hacen que los rodajes se hagan cada vez más controlados, se intenta rodas las escenas y con el menor número de personas posibles (fíjense la ausencia de extras y figurantes en los rodajes). Esperemos que en el futuro podamos volver a ver películas épicas con cientos (o miles) de figurantes inundando la pantalla. Por lo pronto, tras ver las películas, les cuento mis experiencias:

14 marzo 2022

Miedo


Y yo sigo teniendo miedo a no tener miedo,
miedo a la puerta que se cierra poniendo final a la visita,
miedo a la única esperanza, a la unívoca verdad de un falso amor,
miedo a la marea de emociones que se lleva las ilusiones,
miedo a la desnudez que muestra lo que no hay,
miedo a la vida sin muerte y a la mente sin alma,
miedo a la guerra, a la violencia, a la inconsciencia,
y yo sigo teniendo miedo a que, sin avisar, hoy no tenga mañana.

Alberto García Santiago
* Alberto García Santiago es colaborador en el Ateneo. Su espacio, aquí.
* Alberto García Santiago es autor del blog "Combatiente literal".

22 febrero 2022

Gracias... merci beaucoup

Lo he leído tantas veces que lo sé de memoria. La primera vez fue en 2006, en la magnífica biografía titulada ‘Ligero de equipaje’ que escribió Ian Gibson sobre el poeta.


La casualidad hizo que en un mes fuese a Collioure por primera vez y estuviese allí, delante de la tumba de Machado y su madre, con ese libro apoyado en el pecho. Era el 9 de julio. No sé si fue suerte o casualidad, pero cuando entré al cementerio no había nadie y tuve la fortuna de estar solo, unos diez minutos, hasta que entraron unos visitantes. Durante ese tiempo pude allí, de pie, frente a la tumba del poeta, recitar en silencio, llorar, trasladarme a Soria, su amada Soria... los sentimientos de aquel día cada vez que llega el 22 de febrero son los mismos; los mismos que tengo mientras escribo esta entrada.
Colliure, 1939. En la noche del 22 al 23 de febrero, las manos de Juliette Figuères se afanan en coser una bandera tricolor: la bandera republicana española que ha de cubrir, al día siguiente, el cuerpo sin vida de un hombre, Antonio Machado, que acaba de fallecer, a las 15:30 horas, después de unos días de agonía, tal día como hoy de 1939. Juliette, que en ese momento tiene 41 años, había sido una de las primeras personas que ayudaron al difunto y su familia cuando arribaron a este hermoso pueblo costero de los Pirineos Orientales franceses, sin que nadie reconociera al famoso poeta.

12 febrero 2022

José Luis Garci: “No sé qué me gusta más: si hacer cine, ir al cine o hablar de cine”

Garci: "Se dice que es el séptimo arte, pero para mí es injusto. Es el primer arte del siglo XX. No ha habido ninguna cantidad tan grande de obras maestras como las que nos ha ofrecido el cine en una época realmente gloriosa como es la etapa de los años 20 a los 70". 

Cadena de lecturas y espacios
Fuente original de esta entrada

09 febrero 2022

Psicología y enfermedad sexual


Desde el punto de vista psicológico hacer frente a un resultado médico de este tipo puede llegar a resultar complicado, dependiendo de los recursos personales de cada uno y de la forma en la que han podido ocurrir los hechos. La manera de afrontar dependerá de nuestra condición personal previa y los problemas que puedan asociarse a la misma. Estos no serán los mismos si se tiene o no pareja estable, si se ha tenido un encuentro esporádico voluntario o una situación forzada no deseada, o si se trata de una relación extramatrimonial. La etapa evolutiva en la que se encuentre la persona, también es un factor de influencia, la edad y madurez pueden variar la forma en la que se gestione la situación. La gravedad o posible tratamiento de la patología también es un factor condicionante en la gestión de lo ocurrido.
En la mayoría de los casos el diagnostico de una ETS viene acompañado de vergüenza, incertidumbre, frustración, rabia, desconocimiento, identidad sexual...
Las condiciones en las que se produce son sesgadas por el estigma social imperante, lo que imposibilita una comunicación abierta del problema y con ello la persona afectada aun percibe menor apoyo de su entorno familiar/social. El sentimiento de soledad puede llevar a la percepción errónea de que nunca podrá rehacerse de nuevo una vida satisfactoria, pudiendo incluso provocar ideación suicida o intentos autolíticos. En algunas ocasiones es mayor el estigma que la gravedad de la enfermedad. Debido a la gran desesperación y culpa que se puede llegar a desarrollar durante este proceso, según haya podido ser el escenario y las condiciones en el que se produjo el contagio será preciso contar con apoyo.

30 enero 2022

Azorín utilizó las palabras como pinceles para describir la España y los españoles de su época

Hoy me apetecía ver un buen documental...

"José Martínez Ruiz, más conocido como 'Azorín', inventó el nuevo periodismo y revolucionó el lenguaje literario en castellano. Utilizó las palabras como pinceles para describir la España y los españoles de su época. Su pluma se transformó en cámara fotográfica para captar todos los matices de lo que veía, oía y olía. Dio nombre a la Generación del 98, creando una obra literaria que abarca miles de artículos periodísticos, cuentos, novelas, ensayos, crónicas parlamentarias, guías literarias y obras de teatro. El documental 'Azorín. La imagen y la palabra' relata la vida y obra de una figura imprescindible de la Literatura española". Fuente original de este documental.

12 enero 2022

José Luis Garci y Arturo Pérez-Reverte al alimón y un libro... El italiano

El italiano es una novela profundamente "Revertiana", un libro en el que ha rendido tributo a algunas de las pasiones más grandes de su vida: el mar, los libros, la historia, la aventura... Así fue, entre otras aclaraciones, como definió la última obra de Arturo Pérez-Reverte la directora editorial de Alfaguara Pilar Reyes, en un acto que moderó en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el 30 de septiembre de 2021.
A título personal pienso que la cúspide de este evento se alcanzó al reunir en cónclave al autor de El italiano y al cineasta José Luis Garci. Dos viejos rockeros como estos garantizaban la catadura de una charla con el resguardo de la hondura. Uno con su fuente de cultura cinematográfica eterna aliñada con la virtud de ser un gran conversador, y otro con ese empaque de hombre curtido en mil batallas y con uno de los mejores manejos de la lengua española que conozco departieron sobre el libro, la vida, cine clásico, costumbrismo, los clásicos y hasta de canallas y bondadosos...
Una charla como esta necesitaba, sin discusión alguna, quedar archivada en el blog. Espero que la disfruten.
Ramón Alfil

09 enero 2022

El desconsolado

Cuando estaba en el instituto, a principios de 3º de BUP, acordamos que el viaje de fin de curso sería a Italia. Para ello, a lo largo del año, vendíamos camisetas, lotería y hacíamos rifas en las que la papeleta era el típico calendario de bolsillo.
He recordado que yo vendí uno que era muy gracioso. Era un dibujo de un hombre subido a una silla con una cuerda alrededor del cuello y al pie de la silla una nota en la que explicaba los motivos de su suicidio.
Aunque no recordaba las palabras concretas nunca olvidé aquel texto que tan difícil me resultaba de entender.
Hace unos días lo encontré de nuevo después de tantos años. A ver si leyéndolo con calma, esta vez, logro entenderlo.  Marino Baler

Verá señor juez:
Tuve la desgracia de casarme con una viuda; de haberlo sabido no me hubiese casado, porque ésta tenía una hija. Mi padre, que era viudo, para mayor desgracia se enamoró de la hija de mi mujer, de manera que mi esposa era suegra de mi padre y, al mismo tiempo, era mi yerno.
Al poco tiempo mi madre trajo al mundo un varón, que era mi hermano, pero era nieto de mi mujer, de manera que yo era abuelo de mi hermano.
Al correr el tiempo mi mujer trajo al mundo un varón y como era hermano de mi madre era cuñado de mi padre y tío de su hijo, mi mujer era suegra de su propia hija, yo, en cambio, soy padre de mi madre, mi padre y su mujer son mis hijos y además yo soy mi propio abuelo.
Ya ve señor Juez, me despido del mundo porque no sé quién soy.
El desconsolado

* Marino Baler es colaborador en el Ateneo. Su espacio, aquí.
* Marino Baler es autor del blog "Pensamientos y más cosas".

01 enero 2022

Concierto de Año Nuevo 2022

A mi padre...

Daniel Barenboim: "Toda gran obra de arte tiene dos caras, una hacia su propio 
tiempo y otra hacia el futuro, hacia la eternidad"


El 1 de enero de 2022 Daniel Barenboim dirigió el célebre Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que cumplía su 82 edición en su tradicional ubicación: la Sala Grande o Sala Dorada (Große Saal o Goldener Saal) de la Sociedad Musical, el Musikverein, de la capital austríaca.
Barenboim cogió la batuta para este evento por tercera ocasión, anteriormente en 2009 y 2014, para presentar una selección de valses de la familia Strauss, así como polkas, marchas, y la célebre obertura de la ópera 'El murciélago'.
En esta ocasión, como consecuencia de la pandemia por COVID-19 que sufrimos desde marzo de 2020, tras celebrarse sin público el año pasado, se volvió parcialmente a la normalidad en relación a la asistencia; finalmente, por precaución y debido a la situación con la variante Omicron, se permitió la asistencia a 1.000 espectadores. Cerca de mil personas, por sorteo, se quedaron sin entrada, aunque tendrán derecho preferente a asistir al concierto en 2023 o 2024.
El concierto, no obstante, como viene siendo habitual, tiene una gran aceptación televisiva, pues llega a más de 55 millones de espectadores de todo el mundo. En España, Televisión Española logró este año alcanzar un excelente share del 32% y 2,3 millones espectadores.

Cadena de lecturas y espacios

30 diciembre 2021

La obertura de Parsifal nos aleja del bravío e indomesticable Wagner

Si hay una ocasión propicia para amar la música no es otra que la de escuchar la obertura de la ópera Parsifal, de Richard Wagner. La calma se encuentra en el centro de esta pieza musical, para encontrarla tan sólo hay que estar distante de cualquier periferia mundana y escuchar...
Este preludio se aleja del bravío e indomesticable Wagner para mostrarnos su cara oculta más espiritual y delicada.

La anécdota y el capricho del destino

El músico y humanista Ramón Gener, tal como cuenta en 'Un viaje por el arte y la música a través de las emociones', compró una partitura de Parsifal el 1 de noviembre de 1991 en Hamburo y, desde entonces, cada día de su vida, la lleva en una mochila que le acompaña allá donde va, "no está en casa con mis otras partituras, está siempre en mi mochila, para que pueda acceder a ella en cualquier momento".
Gener dejó la música por dos veces en su juventud y antes de ser atrapado por tercera vez, durante todo ese tiempo en el que estuvo alejado de la música, "Parsifal y el motivo de la búsqueda del Grial me estuvo acompañando todos los días. Y yo, todos los días antes de irme a dormir, escuchaba esto [...] El Grial me vino a buscar a mí, me salvó la vida y me sirvió para pensar en el propósito, en el '¿qué?'".



Imagen que acompaña a esta entrada: final del acto III en la producción original de Parsifal (1882); ilustración de Paul von Joukowsky.

28 diciembre 2021

2021. Otro capítulo en blanco que se acaba

Bueno, ya parece que hayamos pasado las navidades un año más. Ya ha pasado el primer MatchBall de los que nos amenazan con que van a subir los contagios a lo bestia. Ya veremos, la suerte esta echada. Algunos habrán montado una cena en casa, con los de siempre y otros habrán montado grandes fastos en venganza por el año pasado cuando se pusieron restricciones y los gobiernos no escurrieron tanto el bulto pensando que así la culpa de lo que ocurra será nuestra, por cerriles. No se yo como habrá salido el asunto aunque a juzgar por lo que se veía por las calles, pinta mal. De todas formas las estadísticas nos lo dirán dentro de unos días pero bueno “a lo hecho, pecho”.
De algo que no se yo si te habrás dado cuenta es que este año la gente repartía buenos deseos de otra manera. No se a ti pero a mí la mayoría de la gente me deseaba unas felices fiestas, muy pocos han seguido con aquello de “feliz año nuevo”. Igual será porque ya hasta nos da miedo pensar en la idea de un año más como este porque ya andamos tan justitos que me parece que aquello de las uvas en la Puerta del Sol, los besos, abrazos y todo eso de la canción de Mecano nos parece otra vida. O puede que de repente todo el mundo se haya vuelto pitagórico y crea a píes juntillas aquello de «no hay dos sin tres».

26 diciembre 2021

El miedo a las redes sociales

A mucha gente que me conoce le sorprenderá que diga que le tengo MIEDO a las Redes Sociales. Miedo así escrito, en mayúsculas. Y no se me caerá el anillo el día que tenga que cerrarlas cuando vea que socavan mi felicidad. Las leyes que las gobiernan no son las dictadas por la comunidad, que va, que va. Tiene sus propias normas y tienes que conocerlas y aceptarlas. Y si insisto en decirles que tengo miedo es porque las conozco bastante. En este artículo focalizaré en una de ellas, en la que se puede, con total impunidad, sacar lo peor de las personas amparándose en un perfil falso: El Twitter.
Una red llena de “trolls” (los que se centran en molestar constantemente a los usuarios, que publican tweets sin ningún tipo de malicia), “haters” (personas que muestran sistemáticamente actitudes negativas u hostiles ante cualquier asunto), acosadores, desestabilizadores políticos y toda una fauna que puede, llegado el momento, amargarnos la existencia si caes en sus garras.
Y eso me ha pasado a mí estos días. Y, de verdad que tengo miedo hasta el punto que no sé si tendré que cerrar mi cuenta, por lo menos un tiempo, como tuvieron que hacer Ed Sheran, Adele, Miguel Bosé, Andrés Calamaro o hasta la influencer Dulceida que vive de ello. Les cuento. En el mes de abril, ingenuamente y defendiendo, como siempre haré, mi tierra canaria; se me ocurrió corregir públicamente en un tuit la “gracieta” de una muy conocidísima actriz de nuestro panorama televisivo que dijo algo así como que en Canarias no tenemos museos. Me indignó su ignorancia o su falta de respeto (aunque de verdad pienso que fue uno de esos chistecillos que se sueltan sin pensar y que los dices sin maldad). Como verán he omitido el nombre de esa persona porque le tengo M-I-E-D-O. A ella y a su legión de seguidores.

24 diciembre 2021

Una noche distinta

Esta es la misma entrada que puse hace un año, dos, tres, cuatro, cinco… y la misma que puse en esta fecha desde que comencé en el maravilloso mundo bloguero, allá por el cada vez más lejano enero de 2008. El día es el mismo, por eso creo que sirve.
Un año más y los motivos son los mismos, como lo serán al año que viene y al siguiente, y al siguiente, y al siguiente… Sólo eso, al fin y al cabo, aunque no participe del folclore navideño, sí que creo que es una noche distinta.
Desde el año 97, el día de Nochebuena, siempre hago lo mismo; a las 8 de la tarde subo a la terraza de la casa de mis padres y enciendo una vela. No soy muy amante de la Navidad, pero sí que creo que esa es una noche especial. Tengo la suerte de haberla celebrado siempre en compañía de mi familia, por ello me siento afortunado, por poder estar con la gente que quiero. Pero también surgen otros sentimientos inevitables, como son el acordarme de mis seres queridos que ya no están. Por eso necesito un momento para acordarme de ellos en soledad. Justo es el momento en el que enciendo la vela. Me acuerdo, especialmente, de ellos y no puedo evitar la melancolía, esa que solamente se puede sentir en privado... y es que algunas cosas nunca cambiarán.

12 diciembre 2021

Manifestación de juguetes


Cuando ya creía haberlo visto todo con este Gobierno de oportunistas y estómagos agradecidos, ahora aparece el ministro de Consumo, el rico comunista Alberto Garzón, y organiza una manifestación de juguetes para eliminar el sexismo y en contra de las campañas de publicidad de juguetes que, en su opinión, son sexistas.
Pensará este millonario comunista, con un patrimonio declarado de 130.405 euros, aunque no se le conoce trayectoria profesional fuera de la política, que porque un niño juegue con coches y una niña con muñecas es sexista y puede crearles un trauma irreversible que, sin duda alguna, les puede afectar en su futuro. Ahora los niños también tienen que jugar con muñecas y con cocinitas y las niñas con Geyperman y con motos de juguete.
Es posible que en mi caso y en el de mi hermana haya ocurrido la excepción traumática que anuncia el millonario comunista en los actuales niños y futuros adultos, ya que mis juguetes eran los destinados a niños, los de mi hermana destinados a niñas (todos tenemos en el imaginario cuales pueden ser) y, sin embargo, mi inteligencia me ha dado para estudiar arquitectura e ingeniería y a mi hermana para estudiar la carrera de oboe y dar clases en un instituto. Pero, no sé, como hace años que no trato con niños, quizá, los actuales sean imbéciles... todo lo que no éramos los niños de mi época sí que lo son ahora.
Mientras tanto estos buenos para nada siguen subiendo impuestos a PYMES y autónomos, el megavatio de electricidad un 350 % más caro que en diciembre de 2020 y los combustibles un 20 % más caros que hace un año… y subiendo. Pero claro, eso a un millonario comunista que, repito, no se le conoce trayectoria profesional fuera de la política y que tiene un patrimonio de 130.405 euros esas cuestiones no le importan. Ha pasado del 'rodea el Congreso' a 'aférrate al escaño'. Por cierto el anuncio de la manifestación ha costado 80.000 euros, que seguro que él no ha pagado.
Se acerca la Navidad, dicen que es paz y amor, pero con esta banda que nos gobierna es imposible que afloren esos sentimientos, sólo cabe pasar la vergüenza de la que ellos carecen.
Marino Baler

* Marino Baler es colaborador en el Ateneo. Su espacio, aquí.
* Marino Baler es autor del blog "Pensamientos y más cosas".

10 diciembre 2021

Desde la oscuridad


Un semblante despojado de perfil,
ronronea entre la niebla de la madrugada,
sosteniendo su mirada febril,
arremetiendo sin sentido contra un alma apenada.

Valiente oscuridad que apaga la verdad,
que calibra el aliento seco de las patrañas,
mutila la esencia de la libertad,
y remueve el pozo negro de las entrañas.

Alberto García Santiago
* Alberto García Santiago es colaborador en el Ateneo. Su espacio, aquí.
* Alberto García Santiago es autor del blog "Combatiente literal".

08 diciembre 2021

La dama roja

La dama roja / Foto: David Talens

Clic en la foto para ampliar y ver con más detalle

Pasear por Burdeos en la madrugada vale la pena porque automáticamente conviertes tu visita en algo íntimo y exclusivo. Raras veces se te cruza alguien en la foto, y en los casos que ocurre puede ser incluso enriquecedor. ¿Qué estaría pensando la dama de rojo?